martin... en viaje

todo relato empieza con un movimiento, desestabilización del personaje. en este caso, un viaje, una mudanza, periplo. de esto se trata: obviedades y petulancias: un portenio en córdoba

sábado, marzo 24, 2007

Modernidad no tienes dueño...

Uno quiere ser contemporáneo pero siempre es cuesta arriba. Aún me quedan discos de los Who por escuchar y ni que hablar de Cafrune o Dylan. Y uno quiere pero cuando hay tiempo no hay plata y cuando hay plata no hay tiempo. No termino de fascinarme con los últimos descubrimientos (Coetzee, Old Boy, Mars Volta, Lost, Houellebecq, Queen of the stone age) que ya vuelvo a quedar atrasado, fuera de onda.
"Refugiate en los clásicos, pibe, es lo mejor que podés hacer ante el acecho de la modernidad y su correlato, la velocidad", dice mi abuelo, que no cree en la posmodernidad. "Ya lo creo, nono, ahí tengo Recuerdos de provincia y todo Leopoldo Alas". "Plutarco, pibe, Aristófanes, Trakl, Dosotoievsky". "Sí, abuelo". "Claro, ahora todo pastiche, todo como mal ulyseado, pegatina y refrito". "A mí tampoco me gusto lo posmoderno, nono". "Sí, son todos una manga de putos", me dice, aunque me parece que no alude directamente a mí. Me tiento de responderle que no todos, Baudrillard (qepd) tengo entendido que no, Fukuyama no se sabe, pero me callo. El abuelo escucha, en una pequeña Spika, cómo pierde de visitante el Deportivo Morón.

1 Comentarios:

Blogger Aleph dijo...

"cuando hay tiempo no hay plata y cuando hay plata no hay tiempo"
<----- SI alguien tiene la solución a esto me avisa, hace un tiempo no dejo de tener esa sensación

11:35 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal