martin... en viaje

todo relato empieza con un movimiento, desestabilización del personaje. en este caso, un viaje, una mudanza, periplo. de esto se trata: obviedades y petulancias: un portenio en córdoba

miércoles, agosto 18, 2010

Diario de viaje. BA 0.2

Algo que me lleva a cierto pulso de la infancia es comer las pizzas de El Fortín. En el fondo yo quería ser hincha de Vélez pero no me dio el piné. Hacia ese berretín vamos ahora atravesando Monte Castro y me sorprende el jolgorio en las calles. Desinformado pregunto qué pasa. Mi mamá no sabe decirme. Asado en las calles, multitudes sonrientes. A ver: Macri sigue libre por las calles de la ciudad, la Selección del Diego perdió, la Revolución sigue siendo un sueño… ¿qué festejan? Veo, más allá, tres camisetas y entiendo un poco y papá explica el resto: All Boys, All Boys es de primera. Eso festejan los pibes. Tanto corte stone me hace recordar qué lejos vivo de este mundo íntimamente porteño. Eso sin mencionar que los clubes cordobeses hace rato no festejan nada...
La pizza sigue tan media-maza como siempre aunque con algo menos de mozzarella. La fugazzeta es tal vez, ojalá, la materia de la que el cielo está hecha, el cielo al que aspiro. Un cielo salado si pienso en cuánto pagué la última vez y cuánto acabo de dejar en caja. Hay que pasar el invierno donde lo único que no se congelan son los precios. Me pregunto si esa costilla que queman los pibes de Floresta en la vereda es carne Premium o sólo Karne...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal